FracturasMano

Fractura del Quinto Metacarpiano: La fractura del boxeador

No hay comentarios

La fractura del quinto metacarpiano, también conocida popularmente como «fractura del boxeador», es una lesión que afecta al cuello del quinto metacarpiano, el hueso más cercano al dedo meñique. Es denominada «fractura del boxeador» porque suele ocurrir cuando una persona golpea un objeto con el puño cerrado, aplicando la mayor parte del impacto sobre el metacarpiano del meñique.

Si bien es común entre los boxeadores, suele producirse con más frecuencia en situaciones cotidianas, como golpes contra la pared de forma voluntaria o caídas accidentales.

Manifestaciones Clínicas

Los síntomas más comunes de esta fractura son:

  • Dolor intenso en el nudillo en la base del dedo meñique.
  • Hinchazón y/o equimosis (moratones) en la zona afectada.
  • Deformidad, como un ángulo pronunciado en la mano.
  • Limitación en el movimiento del dedo.
  • Sensación de crepitación (ruido al mover los fragmentos óseos).

Diagnóstico y Tratamiento

El diagnóstico se realiza mediante una exploración física y es confirmado por medio de radiografías que mostrarán la localización y gravedad de la fractura.

El tratamiento varía según la severidad y la orientación de la fractura:

  1. Fracturas no desplazadas: Se puede optar por una inmovilización con férulas u ortesis durante unas 3-4 semanas.
  2. Fracturas desplazadas o anguladas: Pueden requerir una reducción cerrada (enderezar el hueso sin cirugía) seguida de inmovilización. Sin embargo, en algunos casos, puede ser necesario realizar una intervención quirúrgica para asegurar la correcta alineación y consolidación ósea. En términos generales se establece una angulación “tolerable” para el tratamiento conservador de unos 30-40 grados, algunos autores consideran angulaciones superiores marcando el límite en 45º. En nuestra experiencia, si la fractura tiene conminución a nivel volar va a ser difícil que el tratamiento conservador sujete la fractura en su sitio. En nuestro centro, solemos individualizar el tratamiento para cada paciente, en función de su actividad, sus expectativas y en casos en los que se puede operar o no, tenemos muy en cuenta lo que quiere el paciente. Le explicamos todo bien y dejamos que el paciente decida.

Es esencial acudir a un especialista en traumatología de la mano para que evalúe el grado de la fractura y determine el tratamiento adecuado, evitando así complicaciones a largo plazo como deformidades, artrosis o disminución de la fuerza de agarre.

Cirugía por fractura del quinto metacarpiano

Osteosíntesis 5º metacarpiano con placa y base de falanges de D2 y D3 con minitornillos . Fractura del Quinto Metacarpiano
Osteosíntesis 5º metacarpiano con placa y base de falanges de D2 y D3 con minitornillos

La cirugía para tratar una fractura del quinto metacarpiano, o «fractura del boxeador», puede ser recomendada, como hemos comentado anteriormente, cuando hay desplazamiento significativo de los fragmentos óseos, inestabilidad, conminución volar o si se sospecha que la curación no será óptima con tratamiento no quirúrgico.

Técnica Quirúrgica:

Pre – cirugía

  1. Anestesia: Se administra anestesia local o regional para insensibilizar el área, aunque en algunos casos se puede optar por anestesia general.
  2. Incisión: El cirujano realiza una incisión sobre el dorso de la mano, en la región del quinto metacarpiano.

Durante la cirugía

  1. Reducción: Los fragmentos de hueso fracturado se realinean manualmente para que retomen su posición anatómica original.
  2. Fijación: Una vez realineados, los fragmentos deben ser fijados para garantizar su consolidación en la posición correcta. Esto puede lograrse mediante:
    • Tornillo intramedular: En nuestra opinión, es actualmente el tratamiento de elección en estas fracturas. Se pueden poner con mínima incisión y con reducción indirecta. El tornillo alineará los fragmentos óseos y los fijará mientras consolida la fractura. Gracias a esta técnica la movilidad de la mano es casi inmediata y se han acortado mucho los tiempos de recuperación. Además evita las temidas rigideces que suelen producir las placas y los tornillos y la cicatriz, de 3-5mm es casi imperceptible.
    • Placas y tornillos: Se colocan en la superficie del hueso para mantener los fragmentos en su lugar. Se usan cuando las fracturas tienen múltiples fragmentos o se requiere una reconstrucción más compleja que no pueden solventar los tornillos intramedulares. Son de bajo perfil, de 1,2-1,5mm de grosor y tienen la ventaja de que los tornillos se pueden bloquear en la placa, lo que da una tremenda estabilidad.
    • Alambres (K-wires): Son insertados a través de los fragmentos de hueso para mantenerlos en posición. Estos alambres pueden retirarse unas semanas después de la cirugía. Debido a que la estabilidad que producen es relativa y suelen producir intolerancia, ya casi no las usamos, reservándolas para fracturas abiertas o infecciones, aunque han sido un muy buen tratamiento para estas fracturas hasta el desarrollo de las placas y posteriormente de los tornillos intramedulares.
  3. Cierre: Se cierra la incisión con suturas y se coloca un vendaje estéril.

Post cirugía

  1. Inmovilización: Tras la cirugía, no suele ser necesaria la inmovilización. En casos concretos se puede necesitar una férula u ortesis para mantener la mano inmovilizada y facilitar la curación.

Recuperación postquirúrgica

Después de la cirugía, es esencial seguir las indicaciones del cirujano y del equipo médico. Se prescribirán analgésicos para controlar el dolor y se recomendará reposo y elevación de la mano para disminuir la hinchazón. Nuestro equipo también puede recomendar fisioterapia para restaurar la movilidad y fuerza de la mano, y le indicará con precisión el proceso postoperatorio necesario para lograr una restauración completa.

Normalmente la recuperación de la movilidad comienza a las 24-48 horas y se va ganando rango articular y fuerza paulatinamente. 

Para trabajos que no requieran fuerza manual la recuperación suele estar entre las 2-4 semanas. Para trabajos de fuerza se tarda un poco más, entre 6-8 semanas

Por otro lado, para deportistas que no requieren usar la mano con fuerza como ciclistas, corredores, marchadores, futbolistas, etc, la recuperación es inmediata, teniendo especial cuidado con la herida quirúrgica por el sudor, para que no macere la herida y esté limpia y estéril y limitando la práctica competitiva para evitar caídas y riesgo de refractura.

Sin embargo, para deportistas que requieren la mano como boxeadores, jugadores de baloncesto, balonmano, tenistas, etc. No solemos permitir el retomar la práctica deportiva hasta que no vemos consolidada la fractura radiológicamente. En este momento permitimos el entrenamiento (entre 6-8 semanas) y limitamos la competición generalmente entre las 8-12 semanas. Previo a estos periodos permitimos el trabajo cardiovascular con carrera o bicicleta y trabajo de fuerza de piernas mientras consolida la fractura y podemos retomar el entrenamiento.

La cirugía para tratar la fractura del quinto metacarpiano es un procedimiento efectivo para garantizar la correcta alineación y consolidación ósea. Es una intervención con muchas ventajas y riesgos mínimos. Por ello, es esencial discutir con un especialista en traumatología de la mano, como el Dr. Sánchez Angulo, para tomar la mejor decisión terapéutica.

Prevención para la fractura del Quinto Metacarpiano

La mejor prevención de fracturas se logra evitando golpear objetos con el puño cerrado y utilizando el equipo de protección adecuado al practicar deportes de contacto. En casos de deportes de contacto como boxeo o artes marciales es importante fortalecer la musculatura y las articulaciones de las manos para que puedan resistir los continuos impactos y de esta manera evitar lesiones.

Las fracturas del quinto metacarpiano son lesiones relativamente comunes pero que, si no se tratan adecuadamente, pueden llevar a complicaciones a largo plazo como pérdida de fuerza de agarre y prensión y molestias en la palma de la mano al agarrar objetos debido al choque de éstos con la cabeza del quinto metacarpiano “fuera de su sitio” si la fractura ha consolidado de modo inadecuado. 

Si sospechas que puedes tener esta fractura o cualquier otra lesión en la mano, te invito a acudir a mi consulta, somos especialistas en traumatología del miembro superior. Tu mano merece la mejor atención.

 

Tags: Fracturas, Mano

Artículos relacionados

Fractura del metacarpiano de la mano: El caso de Ronald Araújo.
Abrir chat
Hola
¿En qué podemos ayudarte?