DolorFracturasLesionesManoMuñeca

Fractura de muñeca: causas, síntomas y tratamiento

No hay comentarios

Se conoce como fractura de muñeca a la que ocurre sobre los hueso radio y cúbito en su epífisis distal. En términos de la cirugía de la mano se conoce como fractura de la extremidad distal del radio.

Las fracturas pueden ocurrir por traumatismos de baja energía (caídas ocasionales) o traumatismos de alta energía (accidentes de tráfico, deportivos y caídas de gran altura).

Dichas fracturas se clasifican en estables o inestables dependiendo de su trazo de fractura. Una fractura será estable si su trazo hace que no se desplace e inestable si su trazo de fractura hace que ésta se desplace y no quede en su sitio.

Además también se clasifican es extraarticulares, si no está afectada la articulación e intraarticulares si está afectada la articulación. Las fracturas intraarticulares también son inestables.

Todas las fracturas inestables requieren cirugía para restaurar y mantener su alineación.

Fracturas osteoporóticas

Un tipo especial de estas fracturas lo representan las fracturas osteoporóticas. La osteoporosis es una afectación metabólica del hueso por la que éste pierde su masa ósea. Ocurre de manera fisiológica sobre todo en mujeres a partir de la menopausia aunque también se ven en varones. En la osteoporosis, los huesos están más debilitados y tienen a romperse con más facilidad y de una manera más grave que en los huesos sin esta condición.

Las fracturas de muñeca representan la tercera causa de fractura osteoporótica por detrás de las fracturas de cadera y las fracturas vertebrales.

Signos y síntomas

Cuando se rompe la muñeca, se produce dolor, inflamación e impotencia funcional. Puede ser difícil mover o usar la mano y la muñeca.

Si la fractura tiene desplazamiento o hay asociada una luxación, la muñeca aparecerá deformada. La deformidad más frecuente es en «bayoneta» o en «dorso de tenedor».

Diagnóstico

Su traumatólogo de mano realizará un examen físico y pedirá radiografías para ver si hay rotura. En ocasiones, se pueden necesitar pruebas como una tomografía computarizada o una resonancia magnética para valorar con más detalle los fragmentos de la fractura y otras lesiones asociadas.

Los ligamentos (los tejidos blandos que mantienen unidos los huesos), el fibrocartílago triangular, los tendones, los músculos y los nervios también pueden lesionarse cuando se rompe la muñeca. Estas lesiones también pueden necesitar tratamiento.

Tratamiento

El tratamiento depende de muchos factores, entre ellos:

  • Tipo de fractura, estable o inestable
  • Su edad, trabajo, pasatiempos, nivel de actividad
  • Presencia de otras lesiones asociadas

Al diagnóstico de la fractura, se inmovilizará con una férula de escayola acolchada para aliviar el dolor inicial y mantener la alineación.

Si la fractura es estable, se puede usar la férula de escayola o una férula preconformada semirrígida como tratamiento definitivo.

Si la fractura es inestable, se indicará cirugía para conseguir la alineación óptima de la muñeca y evitar deformidades.

En caso de necesitar cirugía, existen muchos dispositivos para reparar la fractura: agujas, placas, tornillos o fijadores externos.

La técnica de elección actualmente son las placas de ángulo variable. Éstas poseen una tecnología que nos permite fijar la fractura en diferentes planos incluso en huesos osteoporóticos y fracturas conminutas. La fijación que confieren estas placas permite al paciente comenzar a mover la muñeca al día siguiente de la intervención con lo que se consigue recuperar la autonomía del paciente a los pocos días de la operación.

Recuperación

Durante la recuperación, es muy importante mover los dedos frecuentemente para evitar la inflamación de la mano. Su traumatólogo de mano le indicará cómo debe comenzar a mover la muñeca una vez se retire la férula o una vez le haya operado. Tras un tiempo prudencial, le prescribirá sesiones de fisioterapia, aunque si se comienza con la movilización precoz que confiere la cirugía, muchas veces no es necesario realizar fisioterapia.

El tiempo de recuperación varía si se ha optado por un tratamiento con escayola o férula o un tratamiento quirúrgico.

En el caso de la escayola, ésta debe mantenerse entre 4 o 6 semanas, dependiendo de la evolución radiológica. Posteriormente se seguirá un programa de rehabilitación de otras 4-6 semanas como norma general tras la retirada de la inmovilización.

En el caso de la cirugía, la recuperación es más rápida, ya que aunque hay que someterse a una intervención con anestesia loco-regional, se puede comenzar a mover la mano a las 24-48 horas de la intervención, lo que recupera la autonomía del paciente a los pocos días de la cirugía. A partir de los 15 días de la operación, prescribimos sesiones de fisioterapia para conseguir la recuperación completa que suelen durar entre 2-4 semanas, aunque a veces, si se comienza a mover precozmente, no son necesarias.

Si padece dolor o ha sufrido una fractura o lesión en su muñeca, no espere más a que empeore su situación. Pida una cita con el Dr. Pedro Sánchez Angulo para que valore su problema y proceda a su solución.

 

Tags: Dolor, Fracturas, Lesiones, Mano, Muñeca

Artículos relacionados

Prevención de lesiones por movimientos repetitivos en artistas
Desgarro del labrum del hombro
Abrir chat
1
Hola
¿En qué podemos ayudarte?